ORTODONCIA (BRACKETS) ORTOPEDIA

7

¿Qué es la Ortodoncia?

La Ortodoncia, es la especialidad de la odontología, que se encarga de corrección de las maloclusiones dentales y/o esqueléticas, es decir es la especialidad que dirige el crecimiento de los maxilares y corrige la posición de los dientes chuecos, haciendo que estos queden más bonitos, alineados y en correcta función.

¿Por qué es importante ser evaluado por un Ortodoncista?

Es importante, porque a todos nos gustaría tener una boca saludable y una sonrisa hermosa, el tener los dientes chuecos y apiñados (montados) dificulta realizar una adecuada higiene, esto puede contribuir a condiciones que causan caries, mal aliento, enfermedades de las encías y pérdida de los dientes, además la posición anormal de la articulación de la mandíbula puede causar chasquidos, jaquecas crónicas y dolores en la cara y el cuello que muchas veces se confunden con migraña u otros problemas, por lo tanto la función del especialista es el conseguir la salud, función y estética para sus pacientes.

¿A qué edad puede mi hijo ser evaluado por un Ortodoncista?

La mayor parte del tratamiento de ortodoncia, empieza entre los 9-14 años de edad, sin embargo, para los 7 años de edad, la mayoría de los niños tienen una mezcla de dientes de adulto y de leche, y a esta edad, ya se puede diagnosticar la mayor parte de los problemas del crecimiento de los maxilares y un tratamiento temprano con ortodoncia interceptiva, que involucra el uso de aparatos removibles para guiar el crecimiento de los huesos jóvenes y crear un mejor ambiente para la erupción de los dientes permanentes. Este tratamiento interceptivo puede aumentar la probabilidad de una corrección completa, reduciendo el tiempo de tratamiento con ortodoncia fija (brackets) en edades posteriores impidiendo la progresión hacia maloclusiones de mayor gravedad.

¿Cómo puedo saber si mi hijo necesita ser evaluado por un Ortodoncista?

Estas son algunas pistas que pueden indicarnos que un niño necesitará ser evaluado por un Ortodoncista:

  • Pérdida temprana o tardía de los dientes de leche.
  • Dificultad para masticar o morder.
  • Respirar a través de la boca o ronquidos al dormir.
  • Chuparse el dedo.
  • Dientes apiñados (chuecos), en mala posición.
  • Mandíbulas que están demasiado adelante o atrás.
  • Morderse las mejillas o contactar los dientes con el paladar.
  • Dientes salidos.
  • Dientes superiores o inferiores que no entran en contacto.
  • Dientes muy separados.
  • Dientes sobrantes o faltantes.
  • Maxilar salido y mandíbula muy pequeña.
  • Mandíbula muy saliente.

¿En qué consiste el tratamiento de ortodoncia?

En primer lugar el Ortodoncista, evaluará minuciosamente al paciente (fase clínica), se le pedirá al paciente que se tome radiografías (Panorámica-Cefalométrica).Además el especialista realizará un registro fotográfico dentro y fuera de la boca y también se le tomará impresiones a los dientes para la elaboración de los modelos de estudio y trabajo, y se diseñará el plan de tratamiento, una vez determinado este se emplearan diversos tipos de aparatos, fijos y removibles, para mover los dientes, volver a entrenar los músculos y modificar el crecimiento de los maxilares. Estos aparatos funcionan aplicando una presión suave sobre los dientes y los huesos.

El proceso puede durar varios meses, pues involucra distintas fases en las que se llegan a realizar extracciones, se abren o se cierran espacios y se rotan los dientes sobre distintos ejes para hacer que tomen el lugar y orientación deseada.

Una vez logrado esto, se inicia la retención, importante etapa que consiste en mantener los dientes en la posición lograda al finalizar el tratamiento de ortodoncia y así evitar que las piezas dentales regresen a su antigua posición.

¿Cuáles son los tipos de brackets que puedo elegir?

Podemos elegir entre:

Brackets metálicos: Estos son los brackets convencionales que generalmente asociamos a los pacientes adolescentes. Aunque también hay adultos que solicitan este tratamiento, éstos por lo general prefieren métodos más estéticos que no interfieran en su estilo de vida. A su favor diremos que los brackets metálicos son un sistema altamente efectivo para mover los dientes. Permiten corregir cualquier tipo de maloclusión (apiñamiento, separaciones, sobremordida, mordida abierta, mordida cruzada, etc.) pero son más antiestéticos.

Brackets de Transparentes: Si prefieres un tratamiento más discreto, este tipo de brackets pueden ser una buena opción para ti. Son altamente estéticos, ya que están fabricados con cristal de zafiro. Este es un material que, además de ser muy resistente, interfiere en menor medida en la propia sonrisa del paciente. Los brackets son transparentes, por lo que dejan ver el color natural del diente del paciente. Y, además de estas propiedades, el cristal de zafiro cuenta con la ventaja de que no se tiñe con el paso del tiempo. Además de la cualidad estética, los brackets de zafiro están muy pulidos y tienen los bordes redondeados. Esto hace que sean más cómodos que los brackets convencionales, ya que no generan las molestias típicas de los aparatos metálicos.

Brackets linguales: La mayor singularidad que presentan estos brackets es que van colocados en la cara interna del diente. Por ello, son los únicos 100% invisibles ante los ojos de los demás. Ésta es, sin duda, la ventaja más visible que ofrecen. Sin embargo, es de justicia señalar el elevado componente tecnológico que conlleva la fabricación de estos brackets. Esto hace que los brackets linguales aporten más beneficios, además de la invisibilidad, al paciente que los lleva. Este tipo de ortodoncia se fabrica de manera personalizada para cada paciente. En primer lugar, esto hace que puedan ser más pequeños que cualquier otro, lo que aporta comodidad y se traduce en menor tiempo de adaptación para la persona que los lleva. En segundo lugar, el hecho de que los fabriquen a tu medida hace que se pueda maximizar el área de adhesión, lo que los hace más precisos y eficaces. Y, por tanto, facilita que el tratamiento sea muy previsible.

¿Qué cuidados debo tener para que mi tratamiento de ortodoncia sea exitoso?

Debemos tener los siguientes cuidados:

  • Asegúrese de cepillar los dientes con cuidado después de cada comida, con una pasta de dientes con flúor y un cepillo de dientes con cerdas suaves, especialmente diseñado para brackets. Este tipo de cepillo tiene en el centro una hilera de cerdas más corta, la cual permite limpiar adecuadamente los brackets y la superficie del diente, al mismo tiempo. Recordemos que la comida se aloja fácilmente en los aparatos. También hay un cepillo especial que sirve para limpiar las zonas entre los brackets, este es largo y se penetra con facilidad en las áreas más pequeñas.
  • Debe limpiar los dientes con seda dental diariamente (entre los dientes y el aparato). Hay hilos dentales especialmente diseñados para facilitar la limpieza en tratamientos de ortodoncia, estos tienen un extremo más rígido y se le da forma de “U”, de esta manera es más fácil colocarlo entre el diente y los brackets.
  • Mantenga una limpieza cada seis meses o menos, por el dentista u ortodoncista, según lo recomendado. La frecuencia de las limpiezas en el consultorio depende de la higiene dental en casa.
  • Limite la ingesta de azúcar y carbohidratos, ya que sus restos pueden convertirse en ácidos perjudiciales que, además de fomentar la formación de placa, pueden dañar y manchar los dientes y las encías. “La mayoría de la gente erróneamente cree que el tratamiento de ortodoncia mancha los dientes, pero lo que ocasiona manchas es la mala higiene”, ya que al acumularse placa alrededor de los brackets, estos producen una descalcificación que se observa como una mancha blanca en las superficies de los dientes la cual queda al quitarlos. El bracket sirve como barrera de protección, el lugar que se encuentra cementado y sumado a los nuevos materiales para este, que además posee flúor, evita las manchas por descalcificación.
  • Evite los alimentos entre comidas que sean duros o pegajosos y que puedan ser difíciles de retirar de los aparatos de ortodoncia de la boca de su hijo. Este tipo de alimentos podrían despegar algún aditamento o romper alguna de las partes de los aparatos, ocasionándote molestias y retraso en tu tratamiento, también dobla o quiebra los alambres y esto ocasiona movimientos no deseados de los dientes.
  • Entre los alimentos que debes evitar, mientras dure tu tratamiento, están: los chicles, palomitas de maíz, alimentos duros como las nueces, almendras, y hielo.
  • Las frutas como manzanas, peras, duraznos, así como las verduras que sean de constitución dura, al igual que la carne, deberás cortarlas en trozos pequeños antes de comerlas para evitar la presión que ejercerás al morderlas y el consecuente daño a tus aparatos.
  • No introduzcas objetos extraños en tu boca como lápices, palillos de dientes, uñas o lapiceros, la costumbre de morder estos objetos es muy dañina para tus aparatos.
  • Si estás utilizando aparatos removibles (retenedores) éstos deben lavarse con frecuencia, pero nunca debes hervirlos ni someterlos al calor, porque alterarías su forma, tampoco lavarlos con alcohol. Debes procurar tener siempre a la mano un estuche para colocarlos mientras no los uses, ya que son susceptibles a perderse o romperse si los guardas en servilletas de papel.

En Dentilandia Kids, contamos con especialistas calificados en Ortodoncia y Ortopedia de los Maxilares.

Contáctate con Nosotros

  • (511) 536-3246

  • Av. Universitaria Norte 7714 2do piso Urb. San Agustin - Comas Lima